Pastoral Juvenil

Animación Juvenil

La pastoral juvenil vocacional

Se inserta en la misión de la Iglesia y exige la creación de un clima adecuado a su desarrollo. La misión hospitalaria es nuestro lugar pastoral privilegiado.

Quienes cuidamos son las mejores trasmisoras de las palabras de Jesús:

«venid y ved» (Juan 1, 39); «todo lo que hicisteis a estos hermanos más pequeños, a mí me lo hicisteis» (Mateo 25, 40).

Es Dios quien llama

Pero todas las personas que están al servicio del enfermo colaboran para que su voz sea escuchada: acogiendo a los jóvenes, testimoniando la satisfacción de darse a los demás, transmitiendo el estilo hospitalario del servicio y despertando a la solidaridad con las personas enfermas.

Desde el corazon

Desde la generosidad del corazón, los jóvenes participan en la misión al servicio de los enfermos.

Escríbenos

¿Como puedo ser hospitalaria?

Dios sigue llamando hoy para la vida consagrada hospitalaria, y nos exige cuidar la semilla de la vocación para que brote y dé frutos de perseverancia.

En esos momentos delicados de la vida que merecen más dedicación y la persona se enfrenta preguntas existenciales: ¿Qué es lo que quiero ser? ¿para dónde he de seguir de hoy en adelante? ¿qué rumbo dar a mi vida?

Conociendo nuestra vida y misión

Queremos ayudar para facilitar la toma de decisiones y obtener las respuestas que orienten a la persona a la búsqueda de su realización personal a la luz de la fe y encuentro con Dios. A las jóvenes que creen haber recibido nuestra misma vocación las invitamos a Conocer nuestra vida y misión, iniciar un proceso de discernimiento, desde la experiencia de encuentro con el Señor, la escucha de la Palabra de Dios, el acompañamiento personalizado y el compartir en comunidad. 

Camino de formación

Realizar un camino de formación en la vida religiosa hospitalaria con el fin orientar y capacitar para la entrega definitiva a Dios a las jóvenes que se sienten llamadas a seguir a Jesucristo...

Etapas

Dando pasos en las etapas de: postulantado, noviciado, juniorado hasta la consagración definitiva.